Todo no es fiesta en Magaluf

magaluf

La fama que se ha ganado esta localidad es, en ocasiones, muy injusta. Si bien es cierto que se trata de una zona casi exclusivamente turística que se caracteriza por la afluencia de jóvenes en busca de diversión nocturna, también es cierto que esconde rincones muy bonitos y actividades que mucho distan al ocio nocturno. Por supuesto que si es nuestra intención también encontraremos fiesta, pero hoy te traemos un plan para que conozcas Magaluf de otra manera. Dejaremos los prejuicios y los tópicos a un lado para adentrarnos en una de las zonas litorales del municipio de Calvià que más eco han tenido últimamente en los medios de comunicación.

Mañana de sol y chapuzón

La playa de Magaluf es un extenso arenal de unos 1600 metros de longitud donde se puede pasar una mañana de lo más entretenida. Tanto si viajas con niños como si no, podrás disfrutar de las numerosas actividades acuáticas que ofrece esta playa.
No es una cala paradisíaca, las cosas como son, pero a pesar de tener un grado de ocupación alto, podemos encontrar en este entrante de mar todas las comodidades que necesitamos.
Dispone de alquiler de tumbonas y sombrillas, de restaurantes, bares y supermercados en sus inmediaciones, así como de transporte público a pocos metros de la entrada de la playa. Es muy frecuente asistir a partidos amateur de vóleibol en los que suelen competir jóvenes de cuerpos esculturales. No son pocos los viajeros que comparan el tipo de belleza de esta playa con la que ostentan las playas de Miami: arenas blancas, aguas turquesas, cuerpos esbeltos y más bien artificiales, y cantidad de servicios para que el bañista pueda pasar allí toda la jornada.

Una comida pirata

Con una inmejorable ubicación y, según la gran mayoría de viajeros, con un servicio rápido, atento y muy agradable, te presentamos el Pirates Beach Bar & Grill. Este curioso local, que puede presumir de ser uno de los primeros y de los pocos restaurantes barbacoa de la zona, atrae a gente de toda la isla. El plato más conocido de este restaurante es la hamburguesa y lo pasarás en grande escuchando música en directo y fijándote en cada detalle de su cuidada y temática decoración, la de piratas, mientras saboreas cada bocado. También sus patatas fritas y sus cócteles son un reclamo para clientes de todo tipo, puesto que Pirates es un lugar familiar en el que se puede comer muy correctamente y con una relación calidad-precio estupenda.

Tarde sin límites en Katmandú Park

Si hasta ahora el plan te ha parecido tranquilo y necesitas darle un poco de marcha sana al cuerpo, te proponemos una visita al Katmandú Park. Este parque de atracciones cuenta con zona acuática e incluso con un hotel, para aquellos a los que el subidón de adrenalina les deje agotados y necesiten recuperar fuerzas inmediatamente.
Se trata de pasar una tarde entretenida y divertida con la que seguro regresaremos a la infancia por un tiempo. Que no nos acompañen los más pequeños de la casa no es motivo para que desechemos esta opción de tarde. Hay atracciones y opciones de ocio para todas las edades. Destacamos la montaña rusa virtual de Zombies xD Dark Ride, en la que tu misión será combatir, con la ayuda de unas gafas 3D, a todos los muertos vivientes que han invadido Katmandú. ¿Te atreves?

Una copita… pero tranquila

El Piano Bar se erige como uno de los mejores locales de Magaluf donde tomar una copa en un ambiente tranquilo que dista mucho de lo que habitualmente se dice de la zona. Con especialidad en gin tonics y música que hará que viajes a otras épocas, muchos viajeros comentan que además del propio bar, son los camareros los que harán que tu visita sea un completo éxito. Después de esta copa termina nuestra jornada en Magaluf, que con la mañana y la tarde que te hemos propuesto seguro que ya se te está agotando la energía y quieres llegar al hotel. Pero si no es así, no te preocupes, en Magaluf dispones de muchas opciones de ocio nocturno para todos los gustos, eso sí, para todos los gustos a los que se de por supuesto que adoran la juerga.