Excursión al Torrent de Pareis. Parte II: Empezamos la ruta

sa-calobra

Si ya has leído nuestro artículo Excursión al Torrent de Pareis. Parte I: Consejos para la ruta, estás preparado para empezar la excursión de nuestra mano. Por si acaso, vamos a hacerte un brevísimo resumen de los consejos que te propusimos: calzado seguro y cómodo, agua y comida de sobra para 5 horas de acción, una cuerda de 10 metros de largo, dinero (unos 40-50 euros) por si decides volver en taxi y energía para parar un tren.
Prepárate para un día en el que formarás parte de una coctelera de emociones. Ilusión, miedo, valentía, cansancio, todo ello te acompañará durante la bajada al Torrent de Pareis. Tu confía en ti mismo y ten en cuenta los consejos que te hemos dado y los que te puedan dar allí mismo los viajeros experimentados y todo irá de maravilla. No te recomendamos que vayas solo, por lo que si se te ha antojado bajar a lo solitario, nos gustaría que intentaras unirte a algún grupo de excursionistas, puesto que hay tramos de gran dificultad en los que, quizás, podrías verte en una situación un tanto apurada.

Inicio de la ruta: descenso al barranco

La ruta tiene su comienzo a la izquierda del aparcamiento que verás, y en el que probablemente estacionarás tu coche. No es un tramo complicado, de hecho es de los más fáciles que verás en toda la excursión, pero sí que tiene una pequeña dificultad, y es que es bastante fácil desorientarse e irse para donde uno no debería ir. Los viajeros experimentados en esta ruta comentan que la mejor opción es ir recordando los mojones de piedra, de forma que sean para ti como las migas de pan de Pulgarcito, puesto que no existe señalización oficial.

Segunda etapa: el torrente de Lluc

Aproximadamente una hora después de iniciar la ruta, según el paso y la agilidad de cada uno de los viajeros, habremos llegado al cauce del torrente de Lluc, que es precisamente donde el torrente empieza a mostrar su verdadera esencia, con lo que nosotros deberemos empezar a evitar tropezar con grandes rocas. ¡Adelante!

Tercera etapa: el torrente del Gorg Blau

Aquí tenemos la famosa desviación del torrente. Esta es opcional y desviarte ida y vuelta no te tomará más de una hora, con lo que tu excursión se quedaría en unsa 6 horas en total. Si no tienes demasiada experiencia en trekking te recomendamos que sigas la ruta como todo el mundo y te dejes de desviaciones. Pero si eres un viajero experimentado, anímate y date un paseo por el torrente del Gorg Blau que llega hasta Sa Fosca (La Oscuridad en mallorquín), un tramo en el que las paredes del torrente están tan juntas que apenas dejan pasar los rayos del sol. No apto para personas que se agobian fácilmente en espacios estrechos y cerrados. Luego, vuelve a la intersección y desde allí continuaremos la ruta.

Cuarte etapa: la gran cueva

Sí, lo estás viendo y tienes que bajarlo. Una gran cueva a mano derecha y también hay una enorme piedra y tienes que coordinar todos sus esfuerzos y tu cuerpo para sostenerla. Hay unas cuerdas clavadas, pero aún así ten cuidado porque por muy seca que parezca, la dichosa roca resbala.

Quinta etapa: Font d’es Desgotís

Ya has pasado el tramo más complicado porque después de la dichosa roca venían decenas de ellas más a cada cual más complicada de sortear. Pero tranquilo, ahora ya esto es pan comido. Estás delante de la Font d’es Desgotís, que es una fuente natural que va goteando agua sobre una piedra y a este proceso debe su nombre.

Sexta etapa: La poza

Habrás llegado ya a una preciosa zona que deberás sortear a través de un túnel natural que se extiende a su derecha. ¡Ánimo, que no nos queda nada! Y aquí hay un dato que tal vez no te hace tanta gracia, y es que depende de la época del año en la que realices la excursión, habrá más o menos agua, pero el hecho es que vas a tener que quitarle los zapatos y caminar dentro del agua.

Última etapa: Sa Calobra

Ya has llegado. Y parece que es el paraíso, ¿verdad? estás en Cala Sa Calobra, una calita natural de aguas turquesas y custodiada por varios acantilados rocosos que la hacen más íntima aún si cabe. Quédate todo el tiempo que tu paz interior necesite allí para recuperar fuerzas y el ánimo, y sobre todo, para celebrar que has sido capaz de descender el torrente con gran dignidad (esperemos que así sea). Cuando decidas que ya está bien por hoy, debes dirigirte a la izquierda de la cala donde hay unos túneles que forman el paseo marítimo de Sa Calobra. Por allí llegarás en seguida al pueblo y podrás pedir un taxi que te lleve a descansar.