Excursión a la historia negra de Cabrera

isla-de-cabrera

Es muy frecuente entre los turistas que pasan sus vacaciones en Mallorca, la visita a la isla de Cabrera. Este islote tiene una superficie de 17 km cuadrados y está situada a poco más de una hora en barco desde Mallorca. No hace tantos años que Cabrera estaba habitada por familias mallorquinas que se encargaban de cultivar el terreno agrícola. Una de estas familias, la más conocida, es la familia Feliu de Cabrera, que intentó el cultivo de la vid en la isla. Reminiscencia de ello queda la bodega que construyeron y que actualmente acoge el Museo de Cabrera.

En 1916, el archipiélago pasó a ser propiedad del Ejército, es decir, fue expropiado a la familai Feliu de Cabrera. Los motivos fueron que el islote era requerido por causas de defensa nacional. Entonces ya era sobradamente conocida la excelente y estratégica ubicación de la isla. Y de esta estratégica ubicación sospechaba el gobierno español, puesto que habían llegado noticias de la presencia de submarinos alemanes con banderas austro-húngaras que paraban en Cabrera a repostar. Si tenemos en cuenta el contexto histórico en el que nos encontramos, las acusaciones al conocido banquero balear Joan March cobraban amplio sentido.

Tras muchos años bajo el domino del Ejército español, finalmente en 1991, el archipiélago de Cabrera pasó a estar bajo la denominación de Parque Natural.
Pero quizá no es tan frecuente que los turistas que la visitan conozcan la historia oscura que se esconde tras ella, puesto que antes de que la familia Feliu de Cabrera entrara en acción, en la isla habían sucedido cosas escalofriantes.

En 1808 estalla la Guerra de la Independencia española, por la que tras la batalla de Bailén, unos 18.000 soldados franceses fueron hechos prisioneros con el objetivo de llevarlos a Cádiz. Pero en el entretanto se produce un cambio de opinión que cambiará el destino de 9.000 prisioneros y de nuestra isla protagonista.
Esos 9.000 prisioneros franceses fueron llevados a Cabrera, donde se inaguró el primer campo de concentración español de la historia. A modo de cárcel sin rejas, la propia isla se encargó de imponer justicia ante los prisioneros. El hambre, las nefastas condiciones higiénicas, los retrasos en los envíos de comida procedentes de Mallorcam y en general, el lado más salvaje del ser humano dieron lugar a multitud de muertes por inanición, por ingesta de plantas venenosas, episodios de canibalismo… Un desastre de proporciones más grandes que la isla. Se dice que de aquellos soldados que fueron enviados a Cabrera, únicamente pudieron sobrevivir 3.600.
Te recomendamos que escojas uan visita con guía turístico que pueda ir narrando la versión extendida de la historia de estos acontecimientos a medida que pisas los lugares donde estos ocurrieron. Es un auténtico viaje en el tiempo.

Para llegar hasta Cabrera hay muchas opciones diferentes, aunque evidentemente todas ellas son en barco. Pero dentro de esas ofertas las hay que hacen recorridos más cortos o más largos, que paran en algunos lugares de interés durante el camino, o que ofrecen más servicios que otras. Nosotros te recomendamos que no pagues más de lo necesario, que suele ser entre 35 y 45 euros. Con estos precios puedes obetener un tíquet para realizar la excursión a la isla de Cabrera, además de poder disfrutar de la experiencia única de bañarte en la famosa Cova Blanca. Ese sí que es un extra que te recomendamos encarecidamente que elijas. Nadar en las aguas cristalinas de una cueva de tal belleza que resulta difícil creer, es una experiencia que debes vivir al menos una vez en la vida, y ahora tienes la estupenda oportunidad, así que ¡aprovéchala!