Búger

El término de Búger está en la zona septentrional de Mallorca, se dispone a lo largo de una serie de “turons” de entre 80 a 150 metros.

Posee un importante legado histórico, la cueva natural de Can Mossenya, es el vestigio más antiguo de la ocupación humana en el término.

Los primeros datos de población los encontramos desde principios de siglo XVIII en el archivo parroquial de Búger. Encontramos datos relativos al número de casa del núcleo urbano, la procedencia de los habitantes y el porcentaje de mujeres y hombres.

La economía de Búger, igual que en la de la mayoría de pueblos de la isla, se basaba sobretodo en la agricultura y en los diferentes oficios artesanos, el municipio es conocido por sus campanas de vidrio, sus cencerros, sus cucharas de madera y por su industria de sillería metálica.

Si embargo, la decadencia de la agricultura y el boom turístico provocaron que una gran cantidad de mano de obra abandonara las actividades tradicionales y se inició así el éxodo rural hacia la ciudad y los núcleos turísticos.

Eventos / Fiestas

  • El primer sábado de mayo: la Feria en la que se rememora el retorno de los artesanos provenientes de la que en su día era la feria más importante de la Isla (Sineu).
  • El día 29 de junio: se celebra San Pedro.

Mercado

El mercado semanal se celebra el sábado, en horario de mañana.

Visitas / Lugares de interés

Iglesia parroquial de San Pedro, Es Pujols, Son Tarrascó, Cruces del término, Molinos.

  • Parroquia de San Pedro

Concluida a mediados del siglo XVIII, en ella se conserva un histórico órgano procedente del convento de Campos, y la imagen de Sant Pere.

  • Cruces del término

Se puede realizar un itinerario urbano para ver las cruces del término que datan de la segunda mitad del siglo XVII y son de estilo barroco. La Cruz del Santo Cristo está en la calle Mayor nº11; la Cruz de la Cas Mestre están en la calle Mayor nº 20; La Cruz de Sa Tafona se encuentra al final de la calle de Mascaró.

  • Es Pujol

Era un territorio ocupado por diversas propiedades y en 1933 el arquitecto alemán Alfred Heller gestionó su adquisición para hacer una urbanización.

En 1980 se consolidó como una zona residencial de calidad, habitada mayoritariamente por gente de nacionalidad alemana, elemento que estimuló la economía de Búger.

  • Molinos

Los molinos son lo más característico de la población de Búger, de los que aún quedan una decena, casi todos en las zonas conocidas como Es Puig, Es Pujols y Es Molins.

En la calle del Molins, encontraremos un conjunto de molinos de viento: el molino de Pere Petit; el molino de Cas Rector, el molino de Can Garindo, de Can Prom, y el molino de Can Catlar.